Pedro Polacov, el pediatra que a los “82 y medio” sigue en su consultorio

Cada mañana, el pediatra Pedro Polacov se calza su guardapolvo de médico y atiende en su consultorio del centro de Alta Gracia. Con 57 años de profesión, el hombre vive para y por la medicina. Tanto que planea retirarse del consultorio, pero no para dar descanso a los temas médicos. Asegura que quiere seguir investigando la fibrosis quística, su principal objeto de estudio. Y lo dice a los 82 años de edad. “82 y medio”, precisa él.

No es sólo una eminencia médica, reconocido por sus pares de toda Córdoba. En su Alta Gracia ha sido declarado “Ciudadano Ilustre” y hace unos días, mostrando que tiene empuje y ganas de pensar incluso más allá de la medicina, ideó un plan de viviendas sociales que les propuso a varios gobernantes y por el que fue noticia al recibir una carta de Presidencia de la Nación, hace 10 días, en la que se le comunicaba que su planteo sería estudiado.

Acostumbra a caminar por el centro y, prácticamente, a cada paso recibe el saludo de los vecinos, muchos de ellos expacientes. “A este lo atendí desde chiquito”, cuenta mientras se estrecha en un abrazo con el periodista local Cristian Moreschi, quien hace rato dejó de ser un niñito. Pasan otros y la escena se repite.

Polacov nació en Cosquín, pero se crió en la ciudad de Córdoba, en la zona de parque Las Heras. Su padre, un vendedor ambulante polaco, había recalado en Buenos Aires y luego se mudó a Córdoba. El hombre vendía telas y mamelucos, y el pequeño Pedro se inició así en el que fue su primer oficio: cortador sastre.

Pero desde chiquito ya quería ser pediatra. “Yo iba a una bibliote­ca cerca de mi casa, a leer cuentos para chicos, y charlaba mucho con la bibliotecaria. Ella me preguntaba: ‘Cuándo seas grande, ¿qué vas a ser?’. ‘Médico’, le decía yo. Y ella me repreguntaba si la iba a atender. Y yo le contestaba que no, porque iba a dedicarme a chicos chiquitos”, rememora.

Polacov cursó libre sexto año del secundario, en el Colegio Manuel Belgrano, de Córdoba. También avanzó rápido en la Universidad Nacional, donde se recibió y en la que trabajó luego como docente por más de 40 años en la cátedra de Pediatría.

Enfatiza que su esposa, Clara, fue un sostén fundamental en todo su recorrido académico y profesional.

“Me casé a los 23 años y en 1961 vinimos a Alta Gracia. Hacían falta pediatras, y los que estaban, estaban en otra cosa”, cuenta.

Polacov trabajó un tiempo en una clínica, pero enseguida montó su propio consultorio en esta ciudad. “Mi suegro me apoyó y abrí mi propio consultorio arriba de mi casa. Había gente del campo que venía a caballo, yo atendía a todo el mundo, y ahora también. Si hay gente que no puede pagar, no hay problema. Recuerdo que en aquel tiempo los vecinos de la cuadra se quejaban porque los caballos dejaban todo sucio”, cuenta entre risas.

En Alta Gracia no había entonces ambulancias y, ante alguna urgencia, cargaba él al paciente en su auto y lo trasladaba a la ciudad de Córdoba. “Clara le daba oxígeno, y yo cada tanto lo pellizcaba, a ver cómo reaccionaba”, relata.

Todo cambia

El pediatra recuerda que apenas recibido, hace cinco décadas, ro­tó por todos los servicios del Hos­pital de Niños de Córdoba y que era “muy preguntón”. Se ríe al contar que los compañeros le de­cían “que no preguntara tanto”.

De la medicina actual, destaca “el avance tecnológico”, pero subraya que “al paciente hay que escucharlo más”. Y enfatiza en esa línea: “No es solamente ver los síntomas y la enfermedad, sino comprender todo el contexto del niño, si tiene agua corriente, si tiene cloacas, saber todo de su hábitat. También cómo es la pareja de padres, si ayudan, si tienen trabajo”, aconseja.

Su consultorio abre de lunes a sábado. “E incluso domingos y feriados estamos a disposición para alguna urgencia”, aclara.

Agradecido y humilde, sin estridencias, argumenta que desde su actividad médica diaria trata “de devolverle a la comunidad algo de lo mucho” que ella le dio.

UN PLAN. Una idea que llegó a la Presidencia

Familia de médicos

Un hijo bioquímico, otro pediatra, y una nieta en esa senda.

Su hijo mayor, Mario, es también médico pediatra y comparte con Pedro los consultorios de los Polacov en Alta Gracia. Hasta allí llegan pacientes de una amplia región. Mario ostenta un inusual antecedente: es el único médico que egresó con promedio 10 en la carrera de Medicina de la UNC.

Tiene otro hijo que es bioquímico y una nieta, Silvina, que sigue el camino de la pediatría. A ella –dice– planea dejarle su consultorio cuando se retire.

Fuente: www.lavoz.com.ar